lunes, 27 de febrero de 2017

Cerro de los Huertos, febrero 2017

Después de unos días sin pisar nieve, tenía unas ganas tremendas de ir a Gredos. El Cerro de los Huertos es un pico con una gran categoría y más si se hace en invierno. Sus cumbres nos ofrecen las vistas más centradas sobre el Circo en un ambiente absolutamente alpino.


Efectuamos la subida por la canal directa con orientación SE que lleva desde la Hoya Antón hasta la portilla entre las dos cumbres. En verano no se puede seguir en su totalidad, debido a los resaltes, altos y difíciles de superar, pero en invierno la nieve la convierte en una empinada rampa que -sin más dificultades que la dura pendiente y el estado de la nieve- nos permite el acceso a la cumbre.

Desde la portilla, otra rampa, ésta expuesta en algún punto, nos deja en la cumbre Este. El día nos permite disfrutar de un panorama soberbio sobre el Circo de Gredos, con un mar de nubes espectacular en la vertiente Sur, tras el Casquerazo, los Hermanitos y los cuchillares de Cerraíllos y las Navajas.


Hacemos el descenso rapelando el muro que cierra el paso por la subida normal, para regresar siguiendo la canal de la Pluma.


Como las condiciones del día eran muy buenas, nos permitimos aprovecharlo hasta el final. El atardecer sobre los Barrerones nos regaló unas preciosas imágenes.


Ha sido una magnífica salida invernal al corazón de Gredos, con nieve en razonable buen estado y excepcionales condiciones meteorológicas. Quiero recalcar que esta no es una salida de senderismo, apta para cualquiera; es alta montaña, que requiere material y conocimiento de las técnicas invernales, saber valorar las condiciones de la nieve, de la meteorología y de las capacidades para afrontar imprevistos. Siempre y cuando se cuente con lo anterior, es para disfrutar.

Pinchando aquí, o en las fotos, puedes acceder a una presentación de fotos de la salida.

sábado, 25 de febrero de 2017

Malta, febrero 2017

Acabamos de hacer una escapada a la preciosa isla de Malta y venimos impresionados por los restos arqueológicos de las antiguas culturas que poblaron Gozo, Comino y Malta. Desde el 5.200 a.C. se construyeron grandes templos con estructuras, decoraciones y esculturas de una categoría asombrosa; se considera a varios de estos templos como los edificios independientes más antiguos que se conocen. Mas tarde, fenicios, griegos, cartagineses, árabes, normandos, bizantinos, españoles y británicos dejaron sus propias huellas.


En un territorio muy pequeño se concentran multitud de atracciones culturales y algunas naturales. Por todas partes hay fortificaciones, iglesias, palacios y edificaciones de interés. Es una delicia pasear por las calles de Mdina, Rabat o la parte histórica de la gran aglomeración junto a la Valeta, con las ciudades de Senglea, Vittoriosa y Cospicua, cada una con su puerto y con una entrada común a la bahía para todas ellas.


Las enormes y omnipresentes fortificaciones construidas a lo largo de los siglos nos ayudan a imaginarnos las épocas de asedios, bombardeos y desembarcos. Malta fue cedida por el emperador Carlos V a la orden de los Caballeros Hospitalarios de San Juan en 1.530, a cambio de un halcón al año. Los caballeros-monjes, una auténtica multinacional europea (se hablaban ocho lenguas y cada una tenía sus propios palacios y zonas asignadas en los recintos religiosos) defendieron la isla y fueron un auténtico cortafuegos contra la armada turca.

Desde el punto de vista de la naturaleza, las costas presentan grandes acantilados y formaciones naturales caprichosas, cuya belleza se ve reforzada por un agua transparente.


La comida es buena, como cabe esperar en un lugar tan cercano a Sicilia, con vegetales y frutas. Por supuesto, el pescado es magnífico. Merece la pena acercarse a ver las capturas en los puestos del mercado dominical de Marsaxlokk.

El idioma maltés tiene sonidos árabes e italianos, aunque todo el mundo habla inglés, dado que fue una colonia de Gran Bretaña durante los últimos 160 años, hasta que el archipiélago se convirtió en un estado independiente en 1.964. La gente es amable y se esfuerza en comunicarse.

La parte más complicada es el tráfico. El hecho de conducir por la izquierda me resulta difícil de comprender cuando hablamos de unos territorios tan pequeños en el centro del Mediterráneo. Parece que sería más lógico que se adaptaran al entorno y cambiaran el sentido de circulación. El caso es que muchas de las calles son estrechas, hay coches aparcados por todas partes y cualquier obra provoca cambios que vuelven loco al GPS. Si se tiene tiempo de sobra, puede ser una buena idea arreglárselas con el transporte público.

Pincha en este enlace o en las fotos para acceder a una presentación de fotos del viaje.

jueves, 9 de febrero de 2017

Viernes 10 de Febrero, Sicilia, en el Trotaviernes


El viernes, Carmen y yo haremos una presentación de nuestra visión Sicilia, una isla con una enorme riqueza cultural y natural.

Los restos griegos impresionan por su tamaño, conservación y estética: Selinunte emociona con su grandeza y extensión. Agrigento es una muestra soberbia de poder y capacidad creativa, por no citar Segesta, el enorme teatro de Siracusa o el greco-romano de Taormina, con el telón de fondo del Etna.

Las ciudades están llenas de encanto. Palermo es una ciudad viva, auténtica, a la vez decadente y señorial, plagada de palacios y abigarradas iglesias. Merece la pena perderse voluntariamente por sus calles y bulliciosos mercados. Otras, como Castelmola, están emplazadas sobre laderas, donde parecen desafiar el paso del tiempo.

Noto, Ragusa, la isla Ortigia de Siracusa o Palazzolo Acreide, brillan con un barroco espectacular.

También la cultura romana dejó huella, con los extraordinarios mosaicos de la villa del Casale en Piazza Armerina.

En cuanto a la naturaleza y la montaña, la subida al Etna desde el Sur permite descubrir el volcán de cerca y caminar por el borde de varios conos durmientes, siempre y cuando los gases lo permitan. Por el lado Norte, cráteres encadenados, malpaíses entre la nieve y bosques de abedules crean bellos contrastes.

La enigmática Pantalica es una meseta rodeada por dos gargantas profundas donde se excavaron hasta cinco mil huecos en las paredes para necrópolis y vivienda.

Los acantilados de creta de la “Scala dei Turchi”, con su cegadora blancura son también un lugar para caminar y disfrutar sin prisas.

De todo lo anterior y mucho más, trataremos de hablar para transmitiros las sensaciones que provoca esta isla. El viernes 10 de febrero a las 8 de la tarde en el Centro Municipal "El Charro".

sábado, 19 de noviembre de 2016

Ruta del Emperador, recuerdo a Aurelio Delgado y Alberto Muñoz

La ruta del Emperador rememora el paso de Carlos V entre Tornavacas y Jarandilla, camino de su retiro definitivo en el monasterio de Yuste en 1556. Como el palacio de Yuste aún no estaba terminado, estuvo alojado un tiempo en el castillo de Jarandilla. El emperador se retiraba tras 38 años siendo César. El Sacro Imperio pasaría a su hermano Fernando y la corona española, a Felipe II. Su descanso duró poco, porque en 1558 fue picado por un mosquito que le transmitió el paludismo provocándole la muerte.

Al parecer, el tramo entre Tornavacas y Jarandilla lo hizo llevado en una silla que cargaban porteadores. El camino que siguió, probablemente no difería en mucho del que ahora está señalizado. Se trata de un recorrido que atraviesa robledales, sube collados, pasa junto a barrancos y desciende bruscamente hacia el Sur. Precioso, especialmente en esta época del año, que por cierto coincide con las fechas en que fue cargado entre los valles del Jerte y la Vera.

Algo que no mucha gente conoce, pero que es de justicia recordar es que este camino fue investigado, redescubierto y popularizado tras los trabajos que llevaron a cabo dos montañeros ilustres de Ávila, Aurelio Delgado y Alberto Muñoz. No estaría de más una mención al comienzo o final de un camino que se ha convertido en un clásico.

En este enlace puedes acceder a una colección de fotografías de la salida que hicimos hace unos días para recorrer la ruta.



miércoles, 2 de noviembre de 2016

13 de noviembre, salida "Otoño en la Sierra de Barco"

El día 13 de noviembre, Manolo García y yo organizamos la salida "Otoño en la Sierra de Barco", con el grupo de senderismo de Salamanca "La Facendera". Saldremos del pueblo de Cabezas Bajas y llegaremos a Navalguijo, pasando por Cabezas Altas y la Nava de Barco.

En este enlace puedes acceder a la HOJA INFORMATIVA, donde se indican las características de la ruta y en este otro enlace puedes acceder al BOLETÍN

Hoy jueves 10, aún quedan algunas plazas libres.

Aquí puedes ver unas fotos de hace exactamente un año. Espero que esté así el domingo.


 



lunes, 31 de octubre de 2016

Sierra del Zapatero, octubre 2016

La Sierra del Zapatero forma parte de las imágenes que tengo grabadas en la cabeza desde niño. El paseo del rastro está situado bajo el lienzo Sur de la muralla de Ávila y es un fantástico balcón. Desde El Grande, el primer punto de interés era, lógicamente, desafiar lo prohibido, así que nos subíamos sobre la barandilla para intentar ver a las monjas de clausura ocultas tras los muros del convento de Gracia. Luego venía el reto de pasar por lo más alto de las piedras sobre las que surge la muralla. Cuando llegábamos a los jardines, mirábamos "la sierra". Los grandes campos de cereales llegaban desde el río Chico hasta las elevaciones de las Parameras. La silueta familiar del Zapatero era el telón de fondo donde paraba la vista.

Con el tiempo, la llamada de la montaña nos llevó a patearla por todos lados: la escalada en las placas de Ulaca o Peña Negrilla, la subida a los riscos e incluso las ascensiones invernales al Zapatero y Peña Cabrera.



Ya hacía tiempo que no venía, así que este domingo planeamos un paseo desde Navaldrinal, con los colores del otoño empezando a apoderarse del paisaje. Además del lugar, la salida tenía el aliciente de juntarme con algunos de mis amigos abulenses.

El cálido tiempo de estos días finales de octubre nos acompañó, uniéndose a una visibilidad fuera de lo común, así que pudimos disfrutar del paisaje con una claridad poco acostumbrada.

Ascendimos el Zapatero, Peña Negrilla y Peña Cabrera, entramos por "la cueva" del Zapatero, nos las vimos con algunas vacas que confundían nuestra comida con la sal y terminamos bajando junto a la espectacular formación del Cuchillo.

Aquí puedes acceder a una colección de fotos de la salida.




Ulaca y Aunqueospese, octubre de 2016

Los últimos días de este mes de octubre están siendo especialmente cálidos. Este fin de semana ha sido verdaderamente primaveral, al menos en las cercanías de Ávila. El sábado tocó una vez más visitar el castro de Ulaca y el castillo de Aunqueospese.

Son lugares fascinantes; el castro presenta varias construcciones monumentales que llevan en pie desde el siglo III a.C. Murallas soberbias rodean una ciudad enorme, con un perímetro superior al de la muralla románica de la ciudad de Ávila. Además, su desocupación brusca, seguramente violenta y el hecho de que el cerro no se volviera a ocupar han dado lugar a que las bases de las viviendas, canteras y edificaciones sean fácilmente identificables. Aunque sea triste decirlo, creo que no es acertado que se permita que la gente suba sobre el altar o la sauna ritual. En mi opinión deberían de estar rodeados por una cuerda sujeta sobre maderas junto con carteles que informasen del perjuicio que se puede provocar si se sube a los monumentos y pidieran que no se pisotearan. El problema no es que suba una persona o un grupo pequeño, sino que suban miles de personas o grupos.

Uno de los motivos para volver a Ulaca era acompañar a las personas que están preparando otra marcha para la Facendera, que será el 4 de diciembre. En este enlace puedes acceder al boletín que elaboramos en aquella ocasión y un documento con información adicional.

Nos encontramos con Antonio, que fue vigilante de la zona arqueológica hace algunos años. Entonces nos facilitó el acceso al castro del Cabezo de Navasalgil y nos acompañó en la preparación de una salida que hicimos para la Facendera. Aunque ya no es guía, es un enamorado del lugar, conoce cada piedra y sube muy a menudo sólo por estar allí. Fue un auténtico placer volver a coincidir con él. ¡Qué lastima que no pueda seguir siendo vigilante cuando demuestra un interés y conocimiento tan altos! ¡Qué beneficio tan grande para la conservación de Ulaca sería poder volver a contar con él!

En cuanto al castillo de Aunqueospese, en Sotalvo, es de una belleza agreste. Situado en una posición prominente controlando los valles de Riofrío y Amblés, parece estar saliendo de la roca, que lo abraza fusionando la construcción con la naturaleza.

Una vez más, no me queda otro remedio que lamentar el abandono en el que se encuentra, muestra de lo cual son las pintadas que algunos descerebrados han seguido haciendo. La Junta de Castilla y León o los organismos que procedan deben adoptar medidas urgentes para proteger el magnífico monumento, otra auténtica joya de nuestro patrimonio cultural que se está perdiendo.

En este enlace puedes acceder a otro post donde van unos vídeos, que grabamos junto al molino inferior del río Picuezo, en Sotalvo, el año pasado, explicando la leyenda del castillo de Aunqueospese.




jueves, 20 de octubre de 2016

Luces de Berlín. Octubre 2016






Berlín es una ciudad plagada de atractivos. Es misión imposible describirlos todos, así que prefiero exponer unas simples trazas y pistas con mis impresiones. Tiene museos –especialmente los situados en la llamada “Isla de los Museos”- de fama y reconocimiento internacional (el conjunto es patrimonio de la humanidad). La arquitectura de sus renovados edificios sorprende en cada calle. Hay multitud de zonas verdes e inmensos parques, respetados por ciudadanos y gestores políticos. A pesar de su tamaño (3,5 millones de habitantes) es fácil de recorrer con el sistema público de transporte, fiable y eficiente. Se come bien, incluso muy bien, y a precios razonables.

Además, se celebran festivales, espectáculos y actividades de todo tipo. Carmen y yo hemos tenido la suerte de coincidir con la estrella del mes de octubre: la doceava edición del “Festival de las Luces”. Decenas de edificios emblemáticos se iluminan durante diez noches mediante proyectores. Artistas de todo el mundo exponen sus trabajos sobre los volúmenes de los inmumerables monumentos de la ciudad. En ciertos lugares, como la Puerta de Brandenburgo o la torre de la Televisión (365 m de altura), las proyecciones compiten para conseguir premios. La gente se echa a la calle, cámara en ristre.

El espectáculo nocturno se completa con la iluminación de otros lugares. En mi opinión, destaca el Sony Center en Postdamer Platz, una magnífica, y sorprendente obra de ingeniería.

El conjunto de los cinco museos de “Museumsinsel” justificaría por sí mismo una visita. Particularmente el “Museo de Pergamo” es increíble. En estos momentos está siendo reformado y el famoso altar de Pérgamo, una de las obras maestras de la escultura greco-romana, no se podrá ver hasta el año 2019. No obstante, sus fondos son tan espectaculares que en modo alguno es posible sentirse frustrado.

Se puede disfrutar de una de las espectaculares entradas de la muralla de Babilonia, del s. VI AC. Sus figuras de animales mitológicos sobre cerámica azul vidriada nos deja con la boca abierta, como la gran puerta del mercado de Mileto o los restos asirios.

Los otros museos complementan al de Pérgamo, particularmente el Neue, conocido por exponer el busto de Nefertiti.

A pesar de su antigüedad, podría decirse que Berlín es una ciudad nueva. El horror del régimen nazi llevó la guerra a la ciudad. Los bombardeos redujeron a escombros gran parte de su patrimonio, pero tras la destrucción, ambos bloques políticos se empeñaron en volver a darle el brillo que tuvo. Emociona visitar el centro expositivo “Topografía de los Horrores”, situado sobre solares utilizados por el regimen nazi. Los berlineses no ocultan su pasado; al contrario, lo afrontan y documentan con cifras y material gráfico. Recomiendo visitarlo.

La ciudad tiene otros lugares que recuerdan la crueldad y homenajean a las víctimas, como el gran monumento del holocausto.


Otro asunto que nos hace reflexionar y cuya historia conviene conocer, son los trazos del muro, que muchos de nosotros vimos caer en directo por la televisión hace tan sólo venticinco años. Buscamos los restos de la arquitectura oficialista del Este, pero por suerte hoy Berlín es una ciudad homogénea en su arquitectura, multicultural, reconciliada, moderna, con carácter y hermosa. Sólo las simpáticas figuras de los semáforos permanecen de la época de la separación.

Solo un pero… ¡hace un frío que pela!


Pincha aquí si quieres ver una colección de fotos de nuestra visita a Berlín.

Pirineo Navarro. Octubre 2016

El arranque de los Pirineos del Oeste, en Navarra, nos ofrece imponentes valles, grandes bosques, ondulaciones suaves y también paisajes espectaculares de alta montaña.


En esta ocasión visitamos la zona con una excursión organizada por el Grupo Universitario de Montaña. El pueblo de Urzainki, en pleno valle del Roncal nos serviría de base. Nos quedamos dos noches en el albergue "Armaia", bonito, razonablemente cómodo y con unas comidas ciertamente destacables.

El primer día ascendemos la Peña Ezkaurre, partiendo del puerto que une con Huesca y descendiendo por el lado contrario hasta Isaba, cerca del albergue. El bosque deja paso a un paisaje calcáreo. Una senda empinada nos va descubriendo poco a poco el amplio panorama. La cumbre, con un lado cortado a pico, es un balcón magnífico que nos tienta con un montón de posibilidades para conocer en el futuro.


El segundo día subimos al pico Ori, un clásico, el primer dos mil de los Pirineos comenzando por el Cantábrico. Tras un descenso por el hayedo-pinar de Irati, encontramos las nubes lamiendo las laderas. Ya contábamos con ver un mar de nubes, pero lo que nos esperaba en la cumbre dejaba atrás todas las expectativas. Un cúmulo de montañas, la mayoría del Pirineo de Huesca, sobresalían sobre las nubes dejándonos ver un paisaje realmente memorable.


Como no todo puede ser perfecto, lo malo del viaje fue el autocar-sauna, sin aire acondicionado y probablemente amortizado hace ya tiempo. Por lo demás, lo que tengo que decir es que... sin duda, volveremos.

Pincha aquí si quieres ver una colección de fotos del fin de semana.

lunes, 3 de octubre de 2016

Navamediana - Meapoco- Bohoyo

Seguimos con nuestra racha de excursiones duras. En esta ocasión ha sido la excursión lineal Navamediana - Meapoco - Bohoyo.



La velocidad con la que se deshilachaban las nubes sobre la sierra ya nos anunciaban lo que nos esperaba arriba. La garganta de Navamediana se sube bien, a pesar de sus mil metros de desnivel. La vista donde termina la tapia de piedra que viene de la cuerda de los Copetes (o lo que es lo mismo, en lo alto del Callejón de los Lobos) es increíble. De repente pasas de ver un paisaje amplio y redondeado a un caos de rocas, paredes, riscos, abismos y lagunas. Es uno de esos lugares que te suben la adrenalina, que te levantan el ánimo, como si se levantara de pronto un telón y nos ofreciera un paisaje dramático. Nada que envidiar a otros paisajes de Picos o Pirineos. La Galana, el Gütre, el mogote del Cervunal, la Hoya de las Berzas, la garganta del Pinar...



Si desde allí ya es una pasada, ¡qué decir cuando llegas al Meapoco! Cuatro de las Cinco Lagunas son visibles y el panorama se completa con la vista del Almanzor, las Canales Oscuras o la Sierra Llana.

La garganta de Bohoyo es bonita y variada, con sus circos glaciares laterales colgados, sus lanchas de piedra y abajo sus robledales, pero ... es larga como un día sin pan. Hace falta contar con cuatro horas para completar el descenso. El total de la salida han sido 28 km de longitud y 1400 m de desnivel acumulado.

Aquí puedes acceder a una presentación de fotos.

Azagaya, Covacha y Juraco. Sierra de Barco. 09-201


Una nueva travesía de altura. El Circo de Barco. Subimos desde Tornavacas y ascendemos Castilfrío, la Azagaya, la Covacha y el Juraco. De allí bajamos por la laguna Negra (o Cuadrada) y la de Barco para bajar hacia Puerto Castilla, donde habíamos dejado un coche. Larga y exigente, pero magnífica. Manolo nos reservaba la sorpresa de portear un par de botellas de cava para celebrar su cumpleaños. ¡Un auténtico lujo brindar en la Azagaya!

Aquí puedes acceder a una presentación de fotos de la salida.

Y aquí, el track.


martes, 20 de septiembre de 2016

Perro que Fuma, Riscos del Francés y Casquerazo. Septiembre 2016

El domingo 18 de septiembre hicimos una salida a Gredos verdaderamente original. Nuestro amigo Jose había venido desde Ávila sólo para acompañarnos hasta el Morezón y la portilla de las Hoyuelas. Un detallazo teniendo en cuenta que el sábado había estado de barrancos por el Sur de la sierra.

En el Cuchillar de Cerraíllos hicimos la primera actividad especial: la subida sobre la Ventana. Lola, Manolo y yo habíamos estado allí la última vez que hicimos la integral del Circo, pero Carmen no lo conocía tan de cerca. El balcón que forman las piedras encajadas es espectacular.

Poco más adelante, llegó la segunda actividad: el paso por la grieta bajo los Hermanitos, un lugar muy poco conocido, incluso entre la gente habitual de la zona y los escaladores. Una pequeña trepada nos deja a los pies de la cara Noreste del segundo Hermanito, para ver de cerca sus rotundos techos y desplomes.

Tras descender la placa, giramos hacia el Sur, llegamos a la portilla de los Hermanitos y remontamos bajo la pared del Perro Que Fuma. Dejamos pasar un buen rato viendo cómo una cordada escala la vía normal del Segundo Hermanito. Por cierto, en lugar de hacerlo en dos largos -como toda la vida se ha hecho- están subiendo en uno sólo. La consecuencia lógica es que la cuerda le roza un montón al primero, al tener que pasar por el desplome, y no le queda más remedio que montar la reunión antes de llegar a los seguros de la cumbre (bueno, supongo que seguirán estando). Me quedé con ganas de ver cómo salían del rápel superior; tengo un recuerdo especial de la última vez que estuve allí y es una salida aérea y que requiere confianza como pocas.

Después de comer, acometemos otra de las actividades "especiales" del día. Trepamos por la cara Sur hacia el Perro. Llevábamos una cuerda de 30 m para salir de apuros y algo de material, y lo utilizamos para colocarnos con seguridad suficiente en la base del diedro-chimenea en el que se apoyan las piedras de la cumbre. Obviamente no pasamos de allí: son palabras mayores para esta ocasión. También ahora recuerdo el rápel que hicimos Jose y yo tras escalarlo hace... tropecientos años.

Nos entretenemos más de la cuenta, con la magnífica disculpa de hacer las cosas razonablemente seguras, así que Carmen ya nos está aguardando ya en la base, donde comienzan los primeros pasos complicados.

Seguimos caminando por el lado Sur para alcanzar la portilla de Cobos y de allí, los riscos del Francés, precioso mirador sobre la enorme planicie del Sur, la Peña de Chilla, los Hermanitos (por su cara menos vista), los enormes contrafuertes del Casquerazo y el Cuchillar. Seguimos camino de la Portilla de los Machos y nos desviamos hacia la cumbre del Casquerazo. Se trata de pico "imprescindible", con una de las vistas más espectaculares sobre el conjunto del Circo. Es realmente recomendable.

El duro descenso hacia la laguna y la subida de los Barrerones nos deja en el Canto del Rayo cuando ya es de noche. El cielo está espectacular, despejado y limpio. Las estrellas forman un decorado que nos incita a parar, apagar la linterna y contemplarlo unos momentos. En el descenso, la salida de la luna llena pone el broche de oro a la jornada. Estamos cansados, pero satisfechos; ha sido un día extraordinario. Nuestros amigos de Salamanca que ya han regresado de su jornada por la Galana y el Almanzor (¡bravo por ellos!) se preocupan al ver que nuestro coche sigue en la Plataforma. Por suerte, pueden contactar con nosotros antes de emprender el regreso a casa.

Pincha en este enlace para ver una colección de fotos de la salida.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Curavacas por la Senda del Notario y pico Murcia

La senda del Notario, en la montaña palentina, es uno de esos recorridos difíciles de imaginar que trepa por la pared norte del Curavacas. Aunque es posible el acceso por pista a través del valle de Pineda, la subida con verdadero ambiente montañero parte de Cardaño de Arriba; desde allí una senda nos deja en el Collado del Ves, balcón sobre el nacimiento del río Carrión.


Es necesario bajar hasta la preciosa laguna del pozo del Curavacas para enfilar después hacia el imponente muro. Los Huertos Grande y Chico nos dejan en la base de una gran diagonal (otra, hace una semana fue la del Balaitús).

La subida es entretenida, con alguna pequeña complicación y varios pasos peligrosos, especialmente en los estrechos pasillos herbosos. El patio hace que nos agarremos hasta con los dientes si hiciera falta. Afortunadamente la piedra es conglomerado de calidad y sobran la presas.

La subida va poniendo al descubierto los Picos de Europa, pero la llegada a la cresta de la cumbre es de las que suben la adrenalina por su belleza.


Continuamos el cresteo hacia el Oeste por un sendero apenas marcado por hitos en ocasiones y de una espectacularidad fuera de lo común. Pasos por llambrías y estrechos pasillos, más seguros de lo que parece interpretarse de las fotos, nos dejan de camino hacia los pozos del Ves y de allí, de regreso por el collado hacia Cardaño.

Una excursión magnífica, dura, con algunas complicaciones técnicas y de una belleza sobrecogedora, de las que emocionan y dejan poso.

El fin de semana lo completamos con la ascensión el sábado al pico Murcia, una cumbre con un extraordinario mirador sobre los tres macizos de los Picos de Europa. El descenso lo hicimos rodeando hasta la cascada de Mazobre, con la presencia permanente del gigante Espigüete, cuyo cresteo integral nos espera ¿verdad Manolo?



martes, 6 de septiembre de 2016

Pirineos. Valle de Tena. Gran Facha y Balaitús.

La pasada primavera un grupo de amigos nos juntamos para preparar un viaje “especial” para este verano; alguna de las ideas que barajábamos era hacer un recorrido de montaña en los Alpes u otra cordillera. Finalmente nos decidimos por el antológico viaje a Islandia ¡y qué maravillosa elección fue! No obstante, también nos apetecía repetir una experiencia parecida a la travesía pirenaica de “Carros de Fuego” del año anterior. Había estado trasteando en internet y me llamaba mucho la atención hacer un recorrido entrando por el Valle de Tena.


¡Dicho y hecho! Teníamos verano de sobra y los desplazamientos no eran complicados, así que lanzamos la idea y nos apuntamos diez amigos: Juanjo y Sonso, de Ávila, y de Salamanca, Lola, Manolo, Marga, Sole, Carmen, Paco, Sergio y yo (Javier). 

Planteamos una excursión de cinco días en la montaña (si bien cuatro del grupo –los más aguerridos: Marga, Manolo, Paco y Sergio- continuarían otros dos días más en Ordesa).

Es fácil olvidarse algo cuando uno viaja, que si el cepillo de dientes, las pilas para el GPS... en fin. Lo que no es normal es lo mío. Con todo el ajetreo de los preparativos se me olvidaron... ¡las botas! En fin, tuve que comprarse unas en Sallent de Gállego para beneficio de los locales y recochineo de los compañeros.

El primer día salimos del balneario de Panticosa. En las cascadas más cercanas vimos a unos haciendo el barranco. A Juanjo se le pusieron los dientes tan largos que iba arando el suelo según subía. Seguro que este fin de semana ya está a remojo con los colegas de Ávila.

Llegando a los ibones de Bachimaña nos encontramos con corredores de una ultra trail, una carrera de montaña que estaban haciendo en la zona. Iban machacaditos. No es para menos teniendo en cuenta las longitudes y desniveles que hacen. "Están locos estos romanos".

En el puerto de Marcadau, frontera con Francia, nos deleitamos con unas vistas soberbias de ibones, crestas y picos, incluidos los primeros tresmiles, Vignemale, los Picos de Infierno y el Garmo Negro. Un enorme valle glaciar nos deja en el refugio Wallon. 


El precioso amanecer del segundo día nos anima a ganar altura hasta la base del pico de la Gran Facha. Es un auténtico espectáculo ver los numerosos lagos, riscos, neveros y cresteríos, cada vez más según ganamos altura por las descompuestas laderas del pico. En la cumbre disfrutamos de una vista espléndida: Midi du Ossau, Balaitus, Picos del Infierno... El descenso hay que hacerlo con precaución hasta el collado: nos alegramos de haber traído el casco. Desde allí, un entretenido valle encajonado nos deja en el refugio de Respomuso. 


El tercer día no hay buena previsión meteorológica, no obstante, subimos hasta el collado de San Martín con el cielo casi despejado. El descenso por el valle de Remoulis lo haremos bajo niebla húmeda que nos obliga a usar chubasquero. El camino está magníficamente trazado y la temperatura es muy agradable. Casi en la parte baja, la niebla se disipa y nos ofrece una impresionante, fantasmal visión de picos, laderas y bosques. Antes de llegar al desvío de la Cabane de Doumblas ya habíamos dado cuenta de un montón de arándanos y algunas frambuesas silvestres. La humedad y el frescor sobre los frutos los hacía especialmente deliciosos. Remontamos el valle y llegamos al magnífico refugio de Larribet.

El cuarto día nos espera un objetivo de gran nivel, el pico Balaitús. Había estado lloviendo por la noche y salimos de madrugada entre la niebla, un poco con la mosca detrás de la oreja ¿podremos subir? yo había insistido en que si llovía lo dejaríamos para otra ocasión. Tras los lagos de Batcrabère, como si se tratara de la dramática apertura de un telón, la niebla bajó, formando un mar de nubes a nuestros pies y mostrándonos súbitamente la enorme barrera rocosa. Lola y yo, nos quedamos boquiabiertos cuando empezamos a ver en las alturas una especie de nube amarillenta y cuarteada que iba apareciendo poco a poco. Hasta pasados unos instantes no nos dimos cuenta de que era una de las paredes que caía sobre los lagos de Micoulau. Tras la euforia inicial (y el chorro de fotos) continuamos para remontar un collado que nos deja junto a la pedrera de entrada de la vía “Gran Diagonal” al Balaitús.

La subida no es complicada técnicamente, pero tiene pasos expuestos y delicados. Es asombroso el paisaje que se va descubriendo poco a poco hasta llegar a la explosión de belleza que es la cumbre. En el descenso pasamos por el ibón Helado y los lagos de Arriel, remontamos luego por un duro sendero hasta el collado de Pallas y de allí bajamos al refugio de Arremoulit. Como nos hemos retrasado un poco, Manolo y yo hacemos una bajada rápida para que sepan que vamos a llegar antes de la hora de la cena (las siete de la tarde). Llegamos todos sin problema y aún nos da tiempo de darnos un baño en el lago para sorpresa del resto del personal, al que sólo les faltó aplaudirnos (yo creo que era envidia cochina).





El quinto día regresamos por el Cuello de Arremoulit hacia los lagos de Arriel y desde allí, siguiendo el camino junto al barranco de Aguas Limpias, llegamos al embalse de la Sarra, en Sallent de Gállego, donde hemos dejado uno de los coches. Por el camino nos ponemos ciegos de frambuesas silvestres y arándanos.

Han sido unos días extraordinarios por un recorrido duro pero precioso, con caminos bien marcados y etapas razonables, pues aunque tenían desnivel, no eran demasiado largas. Como digo en otras ocasiones, debemos estar satisfechos del buen ambiente que tuvimos, lo que es mérito de todos y cada uno de los diez que fuimos. En vista del éxito de los dos años consecutivos, me parece a mí que el año que viene habrá que irse buscando otro recorrido…


PINCHA AQUÍ PARA VER UNA PRESENTACIÓN DE FOTOS DE LA SALIDA


(mejor si se ve en modo "Presentación de diapositivas"; para ello, al abrirse la página de Google Fotos con el álbum, pinchar en los tres puntos verticales que aparecen arriba del todo y que abre el menú "más opciones").







Algunos datos prácticos:

- La organización de recorridos en esta zona es muy sencilla gracias a la web “entrepyr.eu”. Allí se pueden ver las características de los refugios, los recorridos, las ascensiones alternativas desde cada recorrido, se pueden bajar tracks, etc. Para tener en cuenta, comentar que en uno de los refugios (Arremoulit) no había posibilidad de reservar diez plazas, pues en la web sólo ofrecía hasta ocho. Al final lo resolvimos enviando un correo electrónico que nos contestaron confirmando que podíamos ir todos. En algunos refugios hay teléfono directo.

- Los refugios son variados. Wallón es viejo, descuidado, sucio y la comida, al menos la noche que fuimos nosotros era sólo regular. No tiene duchas, aunque tiene el río delante y es una gozada bañarse en él cuando hace buen tiempo, como fue nuestro caso. Respomuso es bastante nuevo, pero en el asunto de servicios está muy mal dotado. Sólo hay un servicio general, en el que está el retrete, la ducha y el lavabo. Hay algún otro dentro de algunas habitaciones, pero la gente se reparte y al final hay que hacer colas quieras o no. La solución –desafortunadamente- consiste en ir a plantar pinos alrededor del edificio. Una pena. Larribet es precioso, forrado por dentro de madera, con un montón de habitaciones de cinco o seis personas, lavabos en lugares separados de los retretes, como debe ser y ducha (eso sí, si la quieres caliente, son tres euros). Arremoulit es pequeño, no tiene ducha, pero tiene el lago a la puerta, así que cuando hace bueno, se puede uno dar un bañito. El único servicio es una caseta separada (con una entrada de sexto grado). Las cenas, ha coincidido así, cada día hemos comido lentejas o sopa (de lentejas) y arroz con carne. Bueno, en Arremoulit unas butifarras muy ricas. En general mejorable. En mi opinión, los mejores en ese sentido, Larribet y Arremoulit. Los desayunos, sólo aprobado raspado.

- Los picnic son en general caros y escasos. Si se va durante pocos días en mi opinión es preferible cargar un poco más la mochila. En Respomuso uno de los guardas se puso bastante borde para que nos lleváramos la basura del picnic, razón de más para no contratársela (si pago hasta 11,50 € para no tener que llevar peso durante varios días seguidos, me parece lógico que se hagan cargo ellos de la pequeña molestia de la gestión de los residuos, en caso contrario están fomentando que la gente los abandone en cualquier sitio o bien que decida no comprarlos). Es muy distinto que les pidan que recogan residuos en excursiones de un día o de fin de semana. Además, es desagradable tener que discutir con el enanito gruñón de turno y su aire de superioridad, tratando a la gente como si no hubieran subido nunca a la montaña. Cero patatero para él, por muy gloria escaladora del pasado que haya sido.

- Nosotros salimos del Balneario de Panticosa y regresamos a Sallent. La comunicación con dos coches es sencilla; hay aproximadamente 20 km entre ambos puntos. Hay otros puntos de acceso que se ven con facilidad en los mapas de la web o en otros.

- Esto es un resumen de los recorridos que hicimos (no coinciden exactamente con los entrepyr, no obstante hay un montón de tracks en wikiloc para contrastar y de blogs con descripciones detalladas, pues como veréis, en este doy impresiones personales más que descripciones). Tomad los datos que siguen sólo como referencia:

     o 1ª etapa Baños de Panticosa - Refugio Wallon Longitud L 13,2 km Desnivel en ascenso A: 993m Desnivel en descenso D:761m.

     o 2ª etapa: Refugio Wallon – La Gran Facha – Ref Respomuso L 14,5 km A:1312m, D 950m.

     o 3ª Etapa Respomuso – Larribet. L 14,2 km, A 749m D 940m.

     o 4ª Etapa Larribet.-Balaitús, Cuello de Palas-Arremoulit L 14,4 km, A 1505 m D 1298 m.

     o 5ª Etapa Arremoulit- Embalse de la Sarra. L 8 km A 210 m D 1050 m.



sábado, 6 de agosto de 2016

Gran Galayo - La Mira

Estamos sacando buen provecho de este verano. El domingo 31 de julio subimos al Gran Galayo, al que accedimos por la trocha Palomo. Tras un recorrido por el Galayar para ver el Torreón desde varios ángulos, regresamos por la Mira y la Covacha.