viernes, 1 de agosto de 2014

Yo no compro apartheid

Desde hace semanas, el gobierno de Israel está masacrando a civiles indefensos, "castigándoles" por el lanzamiento de cohetes por parte del grupo radical Hamás. Al gobierno israelí no le importa disparar sus bombas contra refugios de la Naciones Unidas, hospitales, playas donde juegan niños y barrios de viviendas. Hasta la fecha más de 1400 palestinos han sido eliminados y más 7000 han sido heridos.

La máxima autoridad de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos, Navi Pillay, acaba de acusar a Hamás y a Israel de violar la legislación humanitaria internacional en Gaza. A los primeros por lanzar cohetes (de forma provocadora e insensata, pues no suelen llegar a ningún sitio) y a Israel por actuar con total impunidad en esta "guerra" de una sola dirección, donde unos bombardean y otros mueren. Israel deberá rendir cuentas por lo que está haciendo. Esta persona pide la actuación de la comunidad internacional: “cuando un Estado no puede o no está dispuesto a investigar las causas de los ataques y enjuiciar a sus responsables, ha de aplicarse la justicia penal internacional”

No obstante, hace más de 10 años que el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya exigió el desmantelamiento de los muros construidos por Israel en territorio palestino. Israel, no sólo no ha acatado esa sentencia, sino que ha seguido apropiándose impunemente de tierras, recursos y vidas palestinas.

Aparte de repudiar todas estas acciones criminales, nosotros podemos actuar modestamente para no contribuir a estos crímenes ¿cómo? No comprando nada que proceda de Israel.
¿Cómo podemos identificar esos productos? En principio, si su código de barras comienza por las cifras 729.

Algunos productos que se comercializan en España, como los Dátiles Medjoul. Se cultivan en las colonias ocupadas de Cisjordania, sobre tierras expropiadas por la fuerza a la población palestina. Aproximadamente la mitad de las colonias cultivan estos dátiles, que les proporcionan grandes beneficios. Los exportadores son Mehadrin, Carmel-Agrexco y Hadiklaim, y sus marcas comerciales habituales (suelen cambiar de nombre para eludir el boicot) son Isla Bonita, Carmel, King Solomon, Jordan River, Jordan Plains, Jordan Valley, Kalahari, Red Sea, además de la conocida marca valenciana El Monaguillo. Atención porque alguna variedad "bio" se vende también en tiendas ecológicas.
Si los ves, no te limites a no comprarlos, dile al vendedor por qué no lo hace o usa una carta u hoja de reclamación.

Otro: Productos cosméticos "Premier"que se fabrican en una colonia expropiada al borde del Mar Muerto, en territorio palestino con sus recursos naturales, violando la legalidad internacional.

 
Atención a las tiendas "Imaginarium", donde al parecer algunos juguetes proceden de Israel. 
El agua embotellada en garrafas grandes "Eden Spring". 
Mientras no respeten a los palestinos el boicot debería ser comercial, pero también en cualquier otro ámbito, como el cultural, deportivo, académico y político.

1 comentario: