martes, 9 de abril de 2013

Paraísos fiscales, cuentas off-shore, refugios de ladrones.

Estoy convencido de que no todos los políticos son iguales, creo sinceramente que los hay honrados, vocacionales e insobornables. También creo que hay empresarios que combinan su legítimo derecho a ganar dinero con un trato justo a los trabajadores, que cumplen las leyes y pagan sus impuestos. No obstante, la lectura de la prensa diaria nos confirma que hay muchos políticos y empresarios que no lo son. Desafortunadamente comprobamos día tras día como algunos partidos políticos y grupos mediáticos les amparan, con lo que se hacen cómplices de sus delitos, se hacen tan corruptos como ellos. Este post describe mi opinión sobre cómo algunos se hacen ricos ilegalmente y cómo siguen robando después a la sociedad al no pagar sus impuestos.
1.- Lo más importante para conseguir dinero utilizando atajos es ser un sinvergüenza y/o un delincuente; quienes pretendan hacerlo a través del trabajo, sean honrados y paguen sus impuestos, que se olviden: nunca se harán ricos, pues forman parte de la legión de “pringados” (según la visión del ladrón) y tienen asignada la función de correr con los gastos de sanidad, educación, infraestructuras, gastos sociales, administración pública, etc. Lo de contribuir en los gastos comunes, no está en el ADN del ladrón.

¿Cómo recaudar? No importa, hay muchas oportunidades… tráfico de drogas, de armas, de influencias, sobornos, cohecho. No hace falta ser muy listo, basta con no tener escrúpulos. Eso sí, es conveniente ser de buena familia (buena=con dinero) aparentar ser muy religioso y tener lazos en las altas esferas, y si los lazos son de sangre (azul mejor) es mucho más fácil.

¿Cómo funciona la cosa para hacerse rico en un plis plas? Las más rápidas son las reconocidas como ilegales, como el tráfico de armas, drogas, personas, prostitución o blanqueo de dinero. En todas ellas conviene tener buenos contactos en las administraciones. Pero hay otras modalidades que pueden ser más difíciles de pillar. Las más habituales pasan por hacerse político (con intención de pillar) o gestor, pero con buenos contactos en la política. Por ejemplo:

- Gestionar lo que sea (distintas modalidades) y a cambio de un sobre con dinero negro dar concesiones, aunque sea para administrar el agua o el aire que respiramos, facilitar cambios de calificación de terrenos, permisos, contratos, o simplemente vender información privilegiada.

- Conseguir manejar las finanzas del partido, lo que implica administrar las “donaciones voluntarias” (y opacas); por lo que se ve debe ser fácil distraer la pasta, si hasta uno al que los nada inocentes “donantes” llamaban ”el cabrón” lo consiguió y en unas cantidades brutales.

- Administrar un programa social y pagar a asesores, abogados, auditores, analistas, etc, cuantos más mejor. A cambio, quedarse con pellizcos, puñados o montones.

- Hacer de intermediador o conseguidor. Lo único que se necesita es irse de copas (o de lo que haga falta) con las personas adecuadas. A algunos les resulta mucho más fácil por razones de casamiento o de nacimiento.

- Hacerse amiguete del administrador de una gran empresa. Un chivatazo a tiempo y te forras en la bolsa. Ha habido varios casos muy conocidos (Tabacalera, Banco Santander). No hay problema si te pillan, Si tienes contactos luego te indultan y vuelta a empezar.

- Caer en una de las muchas empresas que, inexplicablemente para casi todos y sin más razón que aumentar el lucro de los ya poderosos, deciden que la bolsa suba o baje a su antojo. Lo demás está chupado.

- Gestionar cualquier administración de las muchas que hay para elegir. Convencer a quien sea (sobre mediante… pero es que es un negocio) para construir un aeropuerto, una estación del AVE, un auditorio, una macrobiblioteca… da igual, algo que sea muy grande, que cueste mucho dinero. Las comisiones caerán como maná.

- Administrar una empresa y usarla para explotar a los trabajadores, conseguir subvenciones, especular en bolsa… mantener falsas contabilidades y usar todas las trampas y trucos legales e ilegales. No faltarán para ello asesores que estudien las grietas normativas y los enredos jurídicos.

2.- Viene la parte más importante: guardar el dinero para no pagar impuestos. También hay varias técnicas. Si tienes una empresa legal lo primero es conseguir, con la ayuda de ingeniería fiscal y laboral, aparentar que tienes pérdidas.

En cualquier caso se presenta el problema de gestionar grandes cantidades de dinero ¿Qué hacer con él para que nadie se entere de que lo tienes? La respuesta más fácil es: colocarlo en un paraíso fiscal (resumen del programa Documentos TV) y aquí el programa completo. No tiene ninguna complicación, incluso hay webs que te informan de cómo y dónde puedes hacerlo e invitan a abrir cuentas que eufemísticamente llaman “inversiones offshore”.

Un paraíso fiscal es un estado o una parte del mismo (que pregunten especialmente a Gran Bretaña) en el cual se pagan muy pocos o ningún impuesto por mantener cuentas de empresas y personas extranjeras y donde no se proporciona información para fines fiscales a los estados de donde son los propietarios de las cuentas, es decir, hay “secreto bancario”. A cambio de cantidades realmente pequeñas en comparación con lo que costaría pagar los impuestos, se pueden mantener cuentas opacas con las que seguir especulando. También se considera como tal las sociedades pantalla que se pueden crear en muchos sitios, por ejemplo en Delaware, EEUU.

Los paraísos fiscales suelen hacer la vista gorda al origen del dinero (video de ATTAC), lo que ha dado lugar a que sean refugio, no sólo de ladrones, sino también de criminales de guerra, terroristas, traficantes de todo tipo, oligarcas y élites dirigentes diversas.
Varios organismos internacionales han conseguido que algunos estados vayan suministrando información, mediante la firma de convenios bilaterales y siempre con dificultades y a cuentagotas (lo cual es bien visible en el caso Bárcenas). La OCDE retira la consideración de “paraíso fiscal” a aquellos que mantengan al menos doce convenios de colaboración de este tipo, pero es otra trampa, porque están haciendo convenios entre los propios paraísos para saltarse la norma.

De vez en cuando salta información sobre cuentas secretas, como ocurrió en el caso de un informático suizo que destapó parte del pastel suizo, entregando listados con nombres de evasores fiscales de todo el mundo. También recientemente la organización “Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación” ha revelado 13.000 propietarios de grandes fortunas en cuentas de este tipo.

Los paraísos fiscales están creciendo con la crisis y cada día hay más gestores que se saben los trucos para no pagar impuestos en sus estados. No os creáis que es algo raro. Se calcula que al menos una tercera parte de la riqueza del mundo reside en paraísos fiscales. En España al menos el 80% de las empresas del IBEX tiene filiales en centros “off-shore”.

Se trata de un problema creciente. El hecho de que se recauden menos impuestos, favoreciendo a los defraudadores, que se forran de forma infame más y más cada día, nos acerca cada vez más al abismo, a la quiebra del estado, al aumento de los impuestos para compensar los que faltan, a poner en peligro las pensiones, etc.

Este tema de los paraísos fiscales, es un problema internacional, un fraude planetario, como se dice en este artículo y como tantas otras veces, debería ser resuelto de forma global, para todo el mundo, lo que traducido a la realidad quiere decir que tiene una solución muy difícil.

El tema de para más de un comentario, sea ahora (se agradecerían por parte de quien lea este artículo) o en otro post. Aquí puedes acceder a más información: NO A LOS PARAISOS FISCALES. Aquí, varios artículos en ATTAC, organización que lucha por una Justicia económica global.

Una noticia de hoy mismo: Pujol hijo movió 32 millones de euros entre paraisos fiscales en ocho años.
Otra noticia (10/04/2013) El Presidente de Francia pide la erradicación de los paraísos fiscales. A ver si toma ejemplo el presidente del Reino Unido.

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo Javier. Como siempre aciertas en tus comentarios, pones el dedo en la llaga y los puntos sobre las ies. Enhorabuena por el blog y los posts.
    Javier.

    ResponderEliminar
  2. Menudo atajo de ladrones. Un cambio de raíz en la clase política es lo que hace falta... y una legislación que castigue a todos por igual!

    ResponderEliminar